Carmen Galofré

Entre Mundos

2014

Esta exposición muestra una etapa de transición, de metamorfosis. Todavía no sé donde va a llevarme.
Me ha impulsado la necesidad de una síntesis entre mi concepción filosófica del mundo, del hombre y la pintura. La necesidad de plasmar la interrelación que percibo que existe entre todas las cosas.

Mi intención es cuestionar e integrar polaridades, antagonismos: interior-exterior, luz-sombra, figuración-abstracción, sujeto-objeto, materia-espíritu, cosmos-psique...

Conceptos antagónicos para nuestra habitual mente racionalista, obsesionada por los detalles, pero complementarios, dos caras de lo mismo si los observamos desde una perspectiva mental más amplia.

La exposición consta principalmente de tres bloques temáticos: espacios interiores, desnudos y planetas o esferas. Tres temas aparentemente diferentes e inconexos, sin embargo más relacionados entre sí de lo que una superficial y rápida mirada pudiera apreciar.

Espacios interiores

Simbolizan mi propio espacio interior, mi espacio psicológico.
Muestran una amplia habitación (mi taller) con cosas, mis cosas, algunas definidas, otras casi evaporadas, desapareciendo, cuyo centro, una gran ventana, muestra un exterior con árboles, mar, horizonte y un trozo de cielo. La vista se pierde en el horizonte. Un espacio aparentemente limitado a la par que otro ilimitado conviven en la misma imagen dando a entender que interior y exterior son dos aspectos de lo mismo, que todo ocurre dentro de nosotros, en nuestra pantalla mental.

Desnudos

Saluden a la parte femenina de la creación, a la Madre Naturaleza que nos nutre y sostiene. Simbolizan lo manifiesto (corpóreo) y a su vez lo oculto. Representan a Venus, Afrodita, Isis. La intuición y la imaginación. Mis desnudos son no acción, silencio, visión interior. Erotismo y fecundidad.

Planetas o esferas

Simbolizan el micro-macrocosmos. Cualquier mundo, planeta, sol, cosmos, universo, psique... El Tao, la Unidad que todo lo incluye. Quizás, de los tres, el tema más paradógico. Abstracto, figurativo a la vez, Todo y Nada, Koan que borra nuestro ruido interior, suspendiéndonos en un vacío de infinitas posibilidades. Presencia.

Cerrar